Caballos pastando a los pies del Pico Anayet
Aragón España Pirineo Aragonés

Ruta por el Pirineo aragonés: ibones y vértice de Anayet

19 enero, 2021

Subir a los ibones de Anayet es un planazo. Pero si además te organizas para hacer noche, la experiencia triplica su valor. ¿Por qué? Primero porque vas a dormir en un entorno alucinante: a los pies del pico Anayet y con el Midi d’Ossau como telón de fondo. Segundo porque vas a disfrutar de la tranquilidad y el silencio de este lugar durante las primeras horas de la mañana y las últimas del día. Es una sensación única, te lo prometo. Tercero porque en apenas una hora estarás coronando el Anayet o su vértice (según las ganas que tengas y tu condición física).

Frente al pico Anayet
Frente al pico Anayet. Foto de @juanzamorano_

Esta es una de las excursiones más bonitas y populares del precioso Valle de Tena. Su acceso entre los meses de mayo y octubre es muy sencillo y transitado. La ausencia de nieve la convierte en una de las rutas favoritas de familias, grupos de amigos y demás amantes de la montaña. En invierno también se puede subir a los ibones de Anayet, pero requiere de una mayor preparación física y técnica. La presencia de nieve y hielo complica un poco más la travesía, pero no la hace imposible.

¿Sabes lo que es un ibón?

En Aragón, a los pequeños lagos de montaña de origen glaciar se les llama ibones. Se forman a más de 2.000 metros de altura por la acumulación de agua proveniente del deshielo de las montañas. Además, como dato curioso, suelen ser el origen de la gran mayoría de los ríos que surcan Aragón.

Ibón de Anayet al atardecer con el Midi d'Ossau al fondo
Ibón de Anayet al atardecer con el Midi d’Ossau al fondo

Los ibones de Anayet son un conjunto de tres lagos a los pies del famoso pico Anayet (2.545 m), que es de origen volcánico. Se encuentran a 2.233 metros de altura, en el término municipal de Sallent de Gállego y a pocos kilómetros de la frontera con Francia.

Por dónde subir a los ibones de Anayet

Hay tres formas de llegar a los ibones de Anayet:

  • Desde el Corral de la Mulas. Si es temporada de esquí, podrás dejar el coche en el párking del sector Anayet de la estación de Formigal. Si no, tendrás que hacerlo en el Corral de las Mulas, un pequeño aparcamiento que hay en la carretera principal (A-136) que sube al Portalet en la frontera con Francia.
  • Desde Canfranc. Es una ruta bastante más larga porque atraviesa la Canal Roya, un valle que separa las estaciones de Astún y Formigal. No tiene ninguna dificultad técnica: el inicio es bastate llano y el final tiene bastante desnivel. Además, tampoco tiene pérdida pues sigue la GR 11 de principio a fin.
  • Desde el Portalet. El camino sale de la carretera principal (A-136). Puedes dejar el coche en el párking del sector Portalet de la estación de Formigal o en el que está en frente. Es una ruta más corta pero no es la más bonita.

Subir a los ibones y al Vértice desde el Corral de las Mulas

La excursión a los ibones de Anayet es muy fácil de seguir pues forma parte de la etapa 12 de la GR 11 (travesía transpirenaica). Además, tampoco comprende ninguna dificultad técnica. Sin embargo, conviene estar un poco en forma para disfrutarla al máximo y no llegar arriba reventado. Al final, no deja de ser una ruta de alta montaña que cuenta con bastante desnivel en muy poca distancia.

Ficha técnica
  • Tipo de ruta: Lineal.
  • Distancia: 5,5 km (solo ida hasta los ibones).
  • Desnivel: +632m
  • Tiempo estimado: 2,5h (solo ida).
  • Dificultad: Fácil.
  • Track Wikiloc.

Descripción de la ruta

El camino que sube a los ibones comienza en el párking de Anayet de la estación de esquí de Formigal. Si haces esta ruta fuera de la temporada de esquí, el acceso a este lugar está cerrado porque forma parte de la estación. Así que no queda más remedio que dejar el coche en el Corral de las Mulas, junto a la carretera principal (A-136) que sube al Portalet.

Pista asfaltada hasta el párking de Anayet
Pista asfaltada hasta el párking de Anayet

Primer tramo de la ruta a los ibones de Anayet

Esta situación nos regala un primer tramo de ruta muy aburrido: dos kilómetros de subida por una pista asfaltada hasta el párking de Anayet. Un pequeño precio que hay que pagar si se quiere subir a los ibones. Una vez arriba y dejando el telesilla a la izquierda, te incorporas al GR 11. Está muy bien señalizada y no tiene pérdida.

El primer kilómetro transcurre a orillas del barranco de Culivillas, por el que transcurre un riachuelo que desemboca en el río Gállego. Este sendero regala un paisaje precioso y te permitirá ver más de una marmota a lo largo del camino.

Bajada de los ibones de Anayet
Bajada de los ibones de Anayet

Segundo tramo de la ruta a los ibones de Anayet

Los últimos 2’5 km me parecieron los más duros de la ruta. En ellos se registra prácticamente todo el desnivel y en algunos tramos es un auténtico treparriscos. Sin embargo, cuando te paras y contemplas el paisaje que te acompaña, te das cuenta de que merece la pena cada gota de sudor. Aunque, siendo francos, esta sensación suele aparecer en prácticamente todas las rutas por el Pirineo aragonés.

Último tramo de la subida a los ibones de Anayet
Último tramo de la subida a los ibones de Anayet

A medida que vas llegando, se intuye el pico Anayet y una vez arriba, la vista desde los ibones es una fantasía. Desde aquí se tiene una de las mejores panorámicas del mítico Midi d’Ossau (2.885 m). Además, también se alcanza a ver el vértice de Anayet. No hay mejor recompensa para un final de ruta.

Tercer tramo de la ruta: subir al pico y/o al vértice de Anayet (opcional)

Desde los ibones se puede subir al vértice de Anayet (2.559 m) y al pico de Anayet (2.545 m). Este último tramo es opcional, pero muy recomendable si tienes un poco de tiempo y ganas. ¿Te apuntas?

Pico y vértice de Anayet
Pico y vértice de Anayet

Para subir a ambos puntos, hay que llegar hasta el collado. Aquí se bifurca el camino: a la izquierda para ir al vértice y a la derecha para llegar al pico. Subir al Anayet solo entraña una dificultad: un tramo que hay que pasar agarrado a una cadena. Dependiendo de la hora del día y de la época del año, ese paso puede estar bastante congestionado de gente. Por eso conviene madrugar mucho o hacer noche en los ibones para subir al pico a primera hora de la mañana.

Vistas del pico Anayet y el Midi d'Ossau desde el vértice
Vistas del pico Anayet y el Midi d’Ossau desde el vértice

Nosotros decidimos subir al vértice porque es bastante más sencillo y las vistas son igual de impresionantes. Te quedarás embobado disfrutando del Midi d’Ossau, los ibones, el pico Anayet e incluso alcanzarás a ver la estación de esquí de Candanchú. Desde los ibones son unos 2 km con un desnivel positivo de 305 m. Una hora de subida, más o menos.

Ficha técnica
  • Tipo de ruta: Lineal.
  • Distancia: 8 km (solo ida del párking al vértice o al pico).
  • Desnivel: +937m
  • Tiempo estimado: 4h (solo ida).
  • Dificultad: Moderada.
  • Track Wikiloc.

En este reels que subí a instagram te puedes hacer una idea de cómo es la ruta, pero sobre todo de lo brutales que son los paisajes de la zona. ¡Seguro que te da el empujoncito necesario para hacerla!

La leyenda de Culivillas

Me encantan las leyendas y saber que esta ruta tan bonita iba acompañada de una, me hizo disfrutarla mucho más. Al parecer, en este lugar vivían los dioses Anayet y Arafita. Eran los más pobres de la montaña pero tenían el mayor tesoro posible: su hija Culivillas. Era una niña muy buena y muy guapa que se dedicada en cuerpo y alma a cuidar de los animales. De hecho, sus mejores amigas eran las formigas (hormigas en aragonés) que eran de un curioso color blanco.

Caballos pastando en los alrededores de los ibones de Anayet
Caballos pastando en los alrededores de los ibones de Anayet

Un día, la paz que reinaba en esta zona se truncó cuando el poderoso dios Balaitus se enamoró de Culivillas. La niña lo rechazó y el dios prometió raptarla. Entonces, Culivillas gritó: «¡A mí las formigas. Millones de hormigas blancas acudieron a ayudarla cubriéndola de pies a cabeza, ante tal situación, Balaitus huyó espantado. En agradecimiento, la niña se clavó un puñal en el pecho para que todas ellas entraran y así guardarlas junto a su corazón para siempre. Desde ese día, no han vuelto a verse hormigas blancas por la zona de Formigal (que recibe este nombre, por las hormigas).

Pico Anayet
Pico Anayet

Cuenta la leyenda que el desgarro en el pecho de la niña es el Forau de Peña Foratata. Y hay quien dice que desde la cima se pueden escuchar los latidos de la diosa Culivillas. ¡Habrá que subir a comprobarlo!

¿Te ha gustado la leyenda? A mí me ha parecido una historia muy bonita, sobre todo para contársela a los niños y amenizarles así la subida a los ibones de Anayet.

Acampar en los ibones de Anayet

Como decía al principio del artículo, si quieres triplicar el valor de esta ruta, te recomiendo que hagas noche en los ibones de Anayet. Para nosotros fue una de las mejores experiencias que hemos tenido en el Pirineo aragonés. Eso sí, es obligatorio ser responsable y respetuoso con el entorno.

Acampar en los ibones de Anayet
Acampar en los ibones de Anayet

Normativa para acampar en Aragón

Antes de embarcarte en una aventura de este tipo, conviene revisar las normas que rigen en cada comunidad autónoma. En Aragón, el BOA (Boletín Oficial de Aragón) recoge en su artículo 18 los requisitos para acampar en Alta Montaña:

Artículo 18. Acampadas de alta montaña

1. Se considera acampada de alta montaña la realizada en emplazamientos por encima de la cota de mil quinientos metros y que disten como mínimo de dos horas de marcha desde cualquier punto accesible al público en general por medio de vehículos a motor.

2. La realización de acampadas de alta montaña, junto con el itinerario previsto para las mismas en caso de que se efectúe una travesía, deberá comunicarse simultáneamente al órgano competente y al Centro de Emergencias «112-S.O.S. Aragón».

3. Estas acampadas no podrán tener una duración superior a tres pernoctas.

Si quieres más información, puedes leer el documento completo aquí.

Con el Midi d’Ossau de fondo. Foto de @juanzamorano_

Qué material necesito para acampar

No es lo mismo preparar una mochila para acampar en verano que en invierno. Pero para ambos casos, hay una frase que debes tener muy presente: «todo lo que metas, lo vas a cargar a la espalda». Y con esta afirmación sobre la mesa, toca armar el macuto:

  • Tienda de campaña
  • Esterilla
  • Saco de dormir o saco sábana (depende de la temperatura exterior)
  • Chubasquero
  • Frontal
  • Ropa de cambio: camiseta, ropa interior y calcetines
  • Ropa de abrigo (chaqueta y pantalón largo)
  • Cepillo de dientes y pasta
  • Comida
  • Agua
  • Cargador portátil para el móvil
Reflejo del pico Anayet sobre el ibón al atardecer
Reflejo del pico Anayet sobre el ibón al atardecer

Con la mochila preparada y la ruta clara, ya tienes todo lo necesario para pasar una noche mágica en los ibones de Anayet.

Más artículos para viajar por el Pirineo Aragonés

Recuerda que también puedes seguirme a través de FacebookTwitter e Instagram. ¡Te espero!

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.