carsac-aillac
Francia

Ruta por los pueblos más bonitos del Périgord Negro

19 mayo, 2022

Decir que hemos visitado los pueblos más bonitos del Périgord Negro es una afirmación bastante ambiciosa. Sin embargo, y aunque pueda parecer lo contrario, ¡no es mentira! pues los pocos que pudimos conocer cuentan con el sello de Le Plus Beaux Village de France. Nos hemos dejado un par en el tintero, pero eso no es más que una excusa para volver a recorrer esta preciosa zona.

Pero antes de nada vamos a situarnos. Nos encontramos en Dordoña, al suroeste de Francia y en la región de Nueva Aquitania. Este departamento francés recibe su nombre del río Dordoña (lo atraviesa de este a oeste) y abarca lo que antiguamente era la provincia del Périgord. Está dividido en cuatro prefecturas: Périgord Noir (negro), Périgord Blanc (blanco), Périgord Vert (verde) y Périgord Pourpre (púrpura). Nosotros nos centramos en el Negro, que recibe este nombre por los espesos bosques de castaños y encinas que dominan el entorno.

vistas del rio dordoña desde la-roque-gageac
Vistas del río Dordoña desde La Roque-Gageac

La economía de Dordoña está volcada, principalmente, en la agricultura y la ganadería, sobre todo la aviar con su famoso foie-gras de canard. Lo que significa, traducido en términos turísticos, que goza de una gastronomía excelente. Degustamos vinos muy ricos, propios de Bergerac, probamos exquisiteces en torno al pato (foie, confit, magret…), la trufa, las nueces, las setas… ¡Una delicia!

El valle de Dordoña tiene un amplio patrimonio natural y cultural: valles, acantilados, castillos, bastidas… De hecho, en esta zona se encuentran diez de los pueblos más bonitos de Francia y más de la mitad pertenecen a la zona del Périgord Negro. La buena conservación de sus cascos históricos y sus orígenes medievales los convierten en auténticas joyas que hay que visitar. ¿Me acompañas?

Pueblos más bonitos del Périgord Negro

Durante la Edad Media, Dordoña fue una importante zona de conflicto en la Guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra. Por este motivo está salpicada de castillos fortificados y bastidas. De hecho, en su día hubo más de 1000 castillos de los que se conservan apenas un centenar. Si no te apetece hacer la visita por libre o no tienes coche, puedes unirte a este tour por los pueblos de la Dordoña.

Sarlat-la-Canéda

Es la capital del Périgord Negro y el punto de partida perfecto para descubrir la multitud de riquezas turísticas de la zona. Nosotros nos quedamos en estos apartamentos que son casitas individuales. Los recomiendo al 100% porque son muy limpios, los dueños son un encanto, tienen porche, están equipados con todo, tienen piscina y están en un bonito entorno natural.

plaza de la libertad en sarlat
El espectador contemplando la plaza de la Libertad en Sarlat

Sarlat-la-Canéda presume de ser uno de los conjuntos medievales más bonitos de Europa. De hecho, gracias a su buena conservación, esta ciudad ha sido escenario de varios largometrajes ambientados en el medievo como La hija de D’Artagnan (1994) o Juana de Arco (1999).

sarlat la caneda
Maison de La Boétie en Sarlat-la-Canéda

Sarlat-la-Canéda es la ciudad que concentra el mayor número de monumentos históricos de Francia. Cuenta con un total de 65 como Manoir de Gisson, la catedral de Saint-Sacerdos o la Maison de La Boétie lo que hace que pasear por su casco histórico sea una delicia. Así que mi consejo es que te pierdas por las calles adoquinadas del centro y te sientes en la plaza de la Libertad para empaparte del buen ambiente de esta ciudad.

ruta en bici por la vía verde
Ruta por la Vía Verde

Si te apetece hacer diferente, te animo a que alquiles una bici para recorrer la zona. Nosotros lo hicimos en Liberty Cycle y nos decantamos por la Vía Verde (Voie Verte), que son 50 km de ida y vuelta. Es un paseo sencillo y tranquilo en el que vas pasando por pueblos muy bonitos como Carsac-Aillac. A lo largo del recorrido encontrarás mesitas para hacer un picnic, así que ve preparado. Hay otras rutas con diferentes recorridos y distancias para que elijas la que más te apetezca.

Beynac-et-Cazenac

Es uno de los pueblos más fotogénicos del Périgord Negro. Se encuentra a orillas del río Dordoña y está coronado por uno de los castillos más auténticos y mejor conservados de la región. Además, la historia de esta preciosa villa está muy ligada a su fortaleza, pues durante la Guerra de los Cien Años fue el escenario de multitud de batallas entre Francia e Inglaterra.

castillo de beynac desde abajo
Vista de Beynac y su castillo desde abajo

La visita a Beynac-et-Cazenac comienza a orillas del río, desde donde tenemos una estupenda panorámica del castillo dominando (y observando) el valle de Dordoña. Ahora sí, toca salvar una pronunciada subida entre estrechas callejuelas adoquinadas y casitas con fachadas color ocre y tejados negros.

El castillo se puede visitar y ofrece unas de las mejores vistas del valle bañado por el río Dordoña. Mi consejo es que consultes el horario del castillo para que no te pase lo mismo que a nosotros: llegamos cuando estaban cerrando las puertas. Aún así, disfrutamos mucho del paseo por el pueblo y encontramos un pequeño mirador que hizo que mereciera la pena subir hasta allí a pesar de encontrar el castillo cerrado.

vistas del valle desde el castillo de beynac
Valle del Dordoña

Si te apetece hacer alguna actividad acuática, Beynac-et-Cazenac es tu lugar. Aquí podrás alquilar una piragua o una canoa e incluso navegar a bordo de una gabarra, una embarcación tradicional que se dedicaba al transporte de mercancías.

Castelnaud-la-Chapelle

Nos encontramos frente a otro de los pueblos más bonitos del Périgord Negro. Una vez más, el aire medieval, el entramado de callejuelas adoquinadas y las casitas de piedra en perfecto estado de conservación, se apoderan de la visita.

castillo de castelnaud
Vista del Castillo de Castelnaud

El château de esta villa domina este lado del valle de Dordoña, es decir, es la némesis del castillo de Beynac y por tanto una pieza clave durante la Guerra de los Cien Años. Está en perfecto estado de conservación y la visita es muy interesante. Te aconsejo que consultes sus horarios antes de planificar la visita. En su interior hay un montón de recursos interactivos y en el patio se hacen pequeñas demostraciones de forja, de tiro con ballesta y otras armas medievales.

vistas de Castelnaud desde el castillo
Vista de Castelnaud desde el castillo

El château des Milandes es otro de los grandes reclamos de Castelnaud. A nosotros no nos dio tiempo a visitarlo, pero nos quedamos con muchas ganas de conocerlo. ¡Ya tengo otra buena excusa para volver!

La Roque-Gageac

Construido al pie de un acantilado y bañado por el Dordoña, nos encontramos frente a otro de los pueblos más bonitos del Périgord Negro y de Francia. No hay una ruta marcada para conocerlo, así que déjate llevar y piérdete por sus estrechas callejuelas empedradas. Te sorprenderán las fachadas cubiertas de flores, un jardín exótico junto a la iglesia y unas preciosas vistas del río.

la-roque-gageac
La Roque-Gageac

A las afueras se encuentra el Castillo de la Malartrie, pero no se puede visitar. Es de estilo renacentista y la residencia de los Saint-Aulaire, una ilustre familia de diplomáticos de Périgord.

rio dordoña a los pies de La-roque-gageac
El Dordoña baña La Roque-Gageac

Al igual que Beynac, este pueblo es otra buena opción para practicar actividades náuticas como el kayak, la canoa o pasear en gabarra. Son una buenísima opción para recorrer disfrutar de la zona desde otro punto de vista.

Domme

Esta ciudad fortificada o bastida está localizada en lo alto de un acantilado y desde su privilegiada posición domina todo el valle de Dordoña. Sin duda, este es otro de los pueblos más bellos de Francia y una visita imprescindible dentro de la ruta por el Périgord Negro.

puerta de la torre en domme
Porte des Tours (Puerta de la Torre) en Domme

Esta pequeña y preciosa villa se encuentra en perfecto estado de conservación y prueba de ello es que sigue en pie una parte de la muralla y de las puertas de entrada como la Porte des Tours (Puerta de la Torre). En su interior aún se pueden ver los grabados que tallaron los templarios encarcelados.

place de la halle en domme
Place de la Halle en Domme

Uno de los imprescindibles de Domme, además de pasear por su centro histórico, deleitarte en todos sus comercios y disfrutar de las vistas del valle, es la cueva que hay bajo la Place de la Halle. Esta galería de 400 metros es la mayor cueva natural del Périgord Negro y su entrada está junto a la oficina de turismo.

Ciudad troglodita de La Roque Saint Christophe

Aunque no es uno de los pueblos más bonitos del Périgord Negro, nos acercamos hasta aquí para visitar su ciudad troglodita. Fue ocupada desde la Prehistoria hasta el principio del Renacimiento y se encuentra tallada en el acantilado de Vézère. Se extiende a lo largo de 1 km y está formada por 5 terrazas excavadas en la pared caliza por la erosión del río desde hace 60 millones de años y por la acción del hielo sobre la cal durante los periodos glaciares de la era cuaternaria.

ciudad troglodita de la roque saint christophe
Ciudad troglodita de La Roque Saint Christophe

Durante el siglo XX se hicieron varias excavaciones arqueológicas que han permitido conocer la sucesión de los periodos de ocupación de este lugar. Se cree que el primer ocupante fue el hombre de Neandertal (50.000 años a.C.) y tras la sedentarización humana en el Neolítico (3.000 años a.C.) fue ocupada ininterrumpidamente hasta el Renacimiento. En 1558 este lugar fue destruido por las Guerras de Religión.

terrazas excavadas en la ciudad troglodita de la roque saint christophe
Ciudad troglodita de La Roque Saint Christophe

A lo largo de la visita se recorren diferentes lugares importantes, sobre todo durante la Edad Media pues este fue el momento álgido de esta ciudad troglodita. La zona de la forja, el matadero, el secadero, máquinas medievales, el torno, la cocina… Una visita diferente y original para no saturarte con tanto Château y pueblo medieval.

Sigue recorriendo el Périgord Negro

Como decía al principio, esta zona está plagada de lugares preciosos pero la falta de tiempo no nos permitió recorrerlos todos. Aún así, quiero dejarte reseñados algunos de los que completan la lista de los pueblos más bonitos del Périgord Negro.

  • Belvès. Es conocida como la ciudad medieval de los 7 campanarios y cuenta con la interesante visita a 8 viviendas trogloditas. También tiene un precioso château medieval y una historia ligada a las invasiones y guerras de la zona. Además, esta hermosa villa es otra de las que engrosan la lista de los pueblos más bellos de Francia.
vista de belves
Belvès
  • Saint-Cyprien. Goza de una situación privilegiada: en una colina a orillas del río Dordoña. Sus callejuelas en ascenso, su mercado y las fachadas de su casas en perfecto estado de conservación, le dan a este pequeño pueblecito un encanto muy especial.
saint-cyprien
Saint-Cyprien

Hemos llegado al final de nuestra ruta por los pueblos más bonitos del Périgord Negro. Una zona que nos ha sorprendido y gustado a partes iguales y a la que esperamos regresar muy pronto. Pero también nos ha dejado con muchas ganas de seguir conociendo otras prefecturas del Périgord. ¡Volveremos!

💡 En este artículo hay enlaces de afiliados. Si decides reservar una actividad, un alojamiento o un seguro de viajes a través de alguno de ellos, a ti te costará lo mismo, e incluso puedes beneficiarte de algún descuento, y a mí me darán una pequeña comisión para poder financiar el blog y seguir creando contenido. ¡Muchas gracias!

Más artículos para viajar por Francia

Recuerda que también puedes seguirme a través de mis redes sociales. ¡Te espero!

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.