Alemania

Descubriendo los secretos Germersheim

27 noviembre, 2015

Germersheim. Este es el pueblo alemán donde vive mi hermano. Un lugar de nombre impronunciable que apenas sabíamos situar en el mapa. Un sitio al que jamás hubiésemos ido si no fuera porque mi hermano vivía allí. Un pueblo cuyo nombre nos costó, a mí  y a mi familia, un año y medio aprender a pronunciar.

Germersheim

Harto ya de tener que repetirnos una y otra vez el dichoso nombrecito, decidimos ir a visitarle. Necesitábamos ir allí y aprender a decirlo correctamente. Porque parece que in situ todo se asimila mucho mejor.

Pero bueno, ¿dónde narices está Germersheim? Está al sureste de Alemania. Justo encima de la famosa Selva Negra y bien pegadito a Francia. A 120 kilómetros de Frankfurt y 108 de Stuttgart. ¿Situado? Bueno, pues ya son más datos de los que me dio mi hermano a mí cuando me dijo dónde se iba a vivir.

germersheim

Germersheim y la II Guerra Mundial

Aunque mi hermano ya nos había avisado de que no era un pueblo turístico, a mí me gustó mucho conocerlo precisamente por eso. Porque aunque no esté en la lista de los pueblos más bonitos de Alemania, tiene una historia detrás que merece ser conocida y contada.

La prisión de Germersheim

Al finalizar la II Guerra Mundial, muchos nazis fueron encarcelados en la prisión de Germersheim. A ella se adhirieron varias secciones que sirvieron como base militar para los americanos. Antes de ser juzgados, se les sometió a intensos interrogatorios, por lo que la necesidad de traductores era más que palpable. Por este motivo, años más tarde se creó en Germersheim la facultad de traducción e interpretación, que además es una de las más importantes de Alemania.

Facultad de traducción de Germersheim

Esta prisión estuvo funcionando desde 1894 y por ella han pasado presos de las dos guerras mundiales. En 1956 pasó a manos del gobierno federal y se utilizó como taller para carpinteros y cerrajeros. Desde 1999, esta antigua base militar alberga oficinas, asociaciones y una escuela de alemán, que es donde estudia mi hermano.

Cárcel de GermersheimCárcel de Germersheim

Es curioso comprobar como aún siguen en pie algunas indicaciones con la velocidad a la que podían circular los tanques y camiones de combate. Señales que recuerdan los horrores de una guerra para que no vuelvan a repetirse.

Señal de tráfico Germersheim

Un paseo a orillas del Rin

Germersheim está bañada por el río Rin (Rhein como me corrige mi hermano), una de las vías fluviales más importantes de Europa. La zona del río es un campo enorme donde la gente suele hacer barbacoas los fines de semana de verano. Es como su sitio de recreo cuando el frío lo permite. Fue la zona que más me gustó por la tranquilidad que da ver el río fluir y los barcos pasar.

Río Rin en Germersheim

Aunque solo sea por esta pequeña historia, Germersheim merece ser incluida en los circuitos turísticos de esta zona de Alemania. Como decía al principio, está muy cerquita de la famosa Selva Negra, así como de otros lugares de gran interés turístico como Speyer, Karlsruhe o Heilderberg. Y si tienes muchas ganas de conocer el Castillo de Neuschwanstein, siempre puedes dar un salto a la vecina Baviera y tacharlo de tu wishlist viajera.

Piraguas en el río Rin en Germersheim

Con nuestro paso por Heilderberg y Germersheim pongo punto final a una escapada familiar que además nos llevó a conocer el precioso Castillo de Neuschwanstein. Ya le he dicho a mi hermano que prometo volver pronto a visitarle y a seguir conociendo estos pequeños tesoros alemanes.

Recordad que también podéis seguirnos a través de Facebook, Twitter e Instagram. ¡Os esperamos! 😉

6 Comments

  • Reply
    Diabarama
    17 diciembre, 2015 at 13:05

    Y la iglesia del Espíritu Santo también has aprendido a decirlo en alemán? 😛 anda que… yo me he quedado en la primera «g»…
    No sabía que se hicieran señales de tráfico para carros de combate, vaya tela. Desde luego, un post muy interesante. No hay como tener gente a quien visitar para conocer lugares a los que uno quizá jamás hubiera ido de otro modo.

    • Reply
      Marta Aguilera
      17 diciembre, 2015 at 13:11

      Jajajaja, eso lo dejamos para la siguiente visita. Desde luego, qué poco agradecido es este idioma!! La verdad es que sí, te das cuenta de que en cada lugar hay una pequeña historia que merece ser contada 🙂

  • Reply
    Lilián Viajera
    3 diciembre, 2015 at 20:32

    Que genial es poder conocer lugares visitando a la Familia, todo tiene un encanto mucho más que especial. Los pueblos se ven bonitos, prolijos, simpáticos. Me ha sorprendido la historia de la Facultad de traducción e interpretación… mirá vos por dónde surge su creación … ¿no?
    Gracias por darme a conocer este lugar.
    Saludos Viajeros.
    Lilián Viajera

  • Reply
    krisporelmundo (@krisporelmundo)
    2 diciembre, 2015 at 20:00

    Me ha encantado vuestra escapada familiar, que mejor motivo y excusa que tener un hermano en Alemania para viajar hasta allí. La ciudad donde vive (de nombre impronunciable) ni la había escuchado, pero Heildelberg la conozco y me parece una ciudad de las más bonitas en tierras alemanas.
    Un abrazo

  • Reply
    belén (mis viajes y sensaciones)
    2 diciembre, 2015 at 19:37

    Se me han puesto los dientes largos con Heildelberg, cuando estuvimos en la Selva Negra tuvimos la posibilidad de hacer unos cuantos kilómetros y plantarnos en esta bonita ciudad, incluso lo llevábamos apuntado. Las fotos muy bonitas, así que me lo apunto para un futuro viaje.

  • Reply
    miraim jimenez
    27 noviembre, 2015 at 14:03

    Me gusta mucho tu post
    Lo haces muy bien

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: