castillo de Neuschwanstein
Alemania

Neuschwanstein, el castillo del rey loco

12 mayo, 2015

El castillo de Neuschwanstein llevaba muchos años entre mis planes viajeros, pero nunca se terminaban de alinear los planetas para poder ir a conocerlo. Así que aprovechando nuestra visita a Germersheim, convencí a mi familia de incluir al edificio más fotografiado de Alemania entre nuestros planes de fin de semana.

Tras 4 horas de viaje en coche y una intensa lluvia que amenazaba con fastidiar mi tan ansiada visita al castillo, llegamos a Hohenschwangau. Aquí se encuentra el parking y el punto de partida para subir a Neuschwanstein.

Historia del castillo de Neuschwanstein 

Sobre el desfiladero del río Pöllat se levantó en 1866 el castillo de Neuschwanstein con unas impresionantes vistas a los lagos Alpsee y Schwan. En una época en la que la construcción de castillos y fortalezas ya no tenían razón de ser como forma defensiva o estratégica, este castillo romántico medieval nació fruto de la imaginación y el capricho del rey Luis II de Baviera.

Patio interior del castillo de Neuschwanstein
Patio interior del castillo de Neuschwanstein

En un principio se llamó Nuevo castillo Hohenschwangau en honor al castillo donde el rey pasó parte de su infancia. Tras su muerte cambió su nombre por el de Neuschwanstein y abrió sus puertas al público para poder pagar los préstamos que había pedido Luis II para construirlo.

Diseño del castillo de Neuschwanstein

Más que un castillo funcional y residencial, Neuschwanstein es un castillo estético y puramente decorativo. Un refugio para Luis II donde retirarse a soñar con un mundo imaginario más próximo a los cuentos de hadas que a la vida real. Pero a pesar de su cuidado aspecto medieval, el castillo contaba con muchísimas modernidades como calefacción central, línea de teléfono, luz eléctrica o agua corriente.

Patio interior del castillo de Neuschwanstein
Patio interior del castillo de Neuschwanstein

Neuschwanstein, que significa ‘Nuevo Cisne de Piedra’ en castellano, está plagado de detalles en forma de cisne. Se cree que es por la gran influencia que tuvo sobre el fantasioso Luis II la leyenda del Caballero del Grial. En ella se cuenta que un héroe que llegó a Amberes en un barco conducido por un cisne para luchar por la princesa Elsa, que estaba acusada de brujería por la malvada hechicera Ortrud. El caballero salvó a la princesa y se casó con ella con una única condición: que jamás preguntara por su nombre o su linaje. Pero la curiosidad pudo con ella y rompió la promesa la noche de su boda. Él contestó a la pregunta, pero desapareció montado en un cisne blanco tan misteriosamente como había llegado.

¿Quién era el rey loco?

Mundialmente conocido como el rey loco, Luis II de Baviera se ganó este sobrenombre a pulso por su forma de vida excéntrica y melancólica. Renegaba de la época en la que le había tocado reinar y por eso cada vez pasaba más tiempo en Neuschwanstein y menos en Münich.

Se le diagnosticó esquizofrenia y por tanto se le incapacitó para gobernar. Se cree que fue una estratagema de su familia para apartarle del trono. Pasó sus últimos días bajo atención psiquiátrica y su muerte fue todo un misterio: se ahogó en un lago. Este dato sorprendió mucho en la época, pues Luis II fue un gran nadador.

Vista del castillo desde abajo
Vista del castillo desde abajo

Fue el gran mecenas del compositor Richard Wagner, a quien dedicó el castillo de Neuschwanstein aunque no lo pisara en su vida. Se dice que fue un rey sacado de un cuento de hadas, con una imagen y unos ideales más cercanos al príncipe azul que a alguien de su época. Era un apasionado de las narraciones y leyendas y quedaron reflejadas en la decoración de Neuschwanstein con guiños a la fábula alemana Tristán e Isolda.

Alrededores de Neuschwanstein

Verlo en invierno tiene sus pros y sus contras, como todo en esta vida. El contra fue el tiempo porque nos amaneció un día gris y bastante feo. El pro, que pudimos campar a nuestras anchas por el puente sobre el desfiladero del río Pöllat. Desde aquí se sacan las mejores fotos del castillo de Neuschwanstein.

Puente sobre el desfiladero del río Pöllat
Puente sobre el desfiladero del río Pöllat

El motivo de que hubiera tan poca gente es porque a la entrada había un cartel advirtiendo de que el suelo estaba resbaladizo por la nieve y era peligroso. Nosotros íbamos bien equipados con botas así que nos adentramos por el sendero en dirección al puente del desfiladero. Eso sí, dejamos atrás a nuestros padres y abuelos con cara de ‘haced lo que os dé la gana pero tened cuidadito’.

complicado-acceso-desfiladero-pollat

Reconozco que el suelo estaba cubierto de hielo y nieve, lo que no hacía el tránsito demasiado seguro. Aún así, mereció la pena hacer un poco de equilibrismo para poder ver la preciosa imagen de los lagos Alpsee y Schwan, así como contemplar el castillo del rey loco desde la lejanía.

vista del castillo de Neuschwanstein
Castillo Neuschwanstein

Información práctica para visitar Neuschwanstein

Si quieres visitar el interior del castillo de Neuschwanstein es necesario que compres las entradas en la taquilla que está en Hohenschwangau, al pie de la montaña del castillo. Si vas en temporada alta, te aconsejo que las compres por internet para evitar largas colas. Tiene un pequeño suplemento, pero merece la pena. Estas visitas son guiadas y salen a unas horas determinadas. Gracias a las audioguías, se pueden hacer en cualquier idioma. Sin embargo, con guía solo las ofrecen en inglés y alemán.

Si solo quieres visitar los alrededores del castillo, que son preciosos, no hace falta que compres ninguna entrada. Sube la cuesta y disfruta del hermoso paisaje.

Para llegar al castillo de Neuschwanstein hay que subir una buena cuesta. Puedes hacerlo dando un agradable paseo de 20 minutos aproximadamente o en coche de caballos por 6€ ida y 3€ vuelta. Suele haber mucha cola y es bastante lento.

Más artículos para viajar por Alemania

Recuerda que también puedes seguirme a través de FacebookTwitter e Instagram. ¡Te espero!

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.