España Navarra

Elizondo, la capital del valle del Baztán

7 junio, 2018

Reconozco que fue la trilogía de Dolores Redondo la que me despertó la curiosidad por Elizondo y el valle del Baztán. Hasta que no leí estos bestseller, nunca se me había pasado por la cabeza visitar esta zona. ¡Qué grave error! Así que aproveché un par de días libres para hacer una escapada a este municipio navarro.

El valle del Baztán, ubicado al norte de Navarra, agrupa a 15 localidades que se reparten a lo largo del Pirineo Atlántico. Entre ellas se encuentra Elizondo, centro neurálgico y comercial del valle. Las otras 14 son Oronoz-Mugaire, Arraioz, Irurita, Almandoz, Berroeta, Aniz, Ziga, Lekaroz, Gartzain, Elbetea, Arizkun, Azpilkueta, Erratzu y Amaiur-Maya. Cualquiera de ellas puede ser una buena base para comenzar tu viaje por el Baztán. Echa un vistazo en eDreams para buscar alojamiento, ¡y a disfrutar del valle navarro!

Esta zona  está caracterizado por ser tierra de hidalgos e indianos que regresaron de ultramar con una gran fortuna. Pero también de peregrinos, brujas y contrabandistas. Pueden seguirse sus pasos a través de diversas rutas, como la del Camino de Santiago del Baztán, la de las brujas o el sendero de los contrabandistas que une las cercanas cuevas de Urdax, Zugarramurdi y Sara. Desde luego, el Baztán es un valle donde las leyendas y los personajes mitológicos conviven con otros reales, confiriéndole un halo la mar de misterioso.

Elizondo, el corazón del valle del Baztán

Nuestra visita exprés a este bonito valle bañado por el Bidasoa se centró, fundamentalmente, en conocer Elizondo. No solo quería recorrer cada una de las localizaciones de la Trilogía del Baztán de Dolores Redondo, también quería comprobar si es verdad que aquí se elabora el mejor chocolate con avellanas de todo Navarra. ¡Doy fe de que el urrakin egina está riquísimo! No puedo decir lo mismo del txantxigorri, un dulce a base de chicharrón de cerdo. Un bocado no apto para paladares poco trabajados.

Si algo caracteriza el paisaje de Elizondo es su arquitectura. Casas de muros blancos y sillar rojizo, tejados a dos aguas, balconadas de madera repletas de flores y blasón con las armas del valle. En resumen, la típicas casitas de los pueblos del País Vasco y Navarra. ¡Preciosas! Además, este bonito pueblo destaca por la abundancia de casas señoriales y palacios entre las calles Jaime Urrutia y Braulio Iriarte. La mayoría de estos inmuebles pertenecieron a vecinos del pueblo que emigraron a América y a su regreso quisieron dejar constancia de la fortuna cosechada.

Escenario de novela negra

Como comenté al principio, el valle del Baztán fue el escenario elegido por Dolores Redondo para ambientar su trilogía policíaca. Por eso en mi visita a Elizondo quise seguir los pasos de la inspectora Amaia Salazar. ¿Me acompañas?

La primera parada es la casa de la tía Engrasi, uno de los personajes más importantes para la protagonista y su refugio. Se encuentra en la céntrica calle Braulio Uriarte, en la zona vieja de la ciudad y a orillas del Bidasoa. Es una vivienda de piedra, austera y grande.

Si continuamos la calle llegamos hasta el bar Txocoto, otra de las localizaciones del libro. Aquí suelen reunirse algunos de los personajes de la trilogía de Dolores Redondo. Es una taberna muy conocida en Elizondo y está al lado del puente Muniartea. Este es el paso que la inspectora Salazar tiene que cruzar para ir a casa de su tía. Además, es un lugar donde sucede algo bastante importante en el primer libro. Desde este puente hay unas vistas preciosas del Bidasoa bañando las casitas de piedra de Elizondo.

La siguiente parada de esta ruta es la plaza de los Fueros, donde está el ayuntamiento. A la izquierda de la fachada encontramos la botil harri, una piedra que se utilizaba para jugar a la laxoa, una variante de la pelota vasca. En la trilogía, la protagonista la acaricia cada vez que pasa por ahí.

Dos últimas paradas antes de salir de Elizondo: el cementerio y la comisaría. El primero es testigo de la gran mayoría de los entierros de la trilogía. Y el segundo es donde fue trasladada la inspectora para poder investigar el caso. Por lo que he leído, hay una placa que dice: «Aquí trabaja la inspectora Salazar».

Dulces del valle

No puedes irte de Elizondo sin probar el txantxigorri, el dulce sobre el que gira la investigación del primer libro de la famosa trilogía. Como comenté al principio, a mí no me gustó nada. Pero como buena fan del bestseller, ¡tenía que probarlo! Hay varias pastelerías, pero la más famosa es la Chocolatería Malkorra Gozotegia, donde además podrás probar su famoso y delicioso chocolate con avellanas.

La última parada de esta ruta literaria tiene lugar a las afueras de este municipio navarro. Infernuko Errota es una senda a orillas del río que desemboca en un molino con el mismo nombre. Antiguamente, la gente de la zona iba a moler el maíz. Es en esta zona boscosa donde suceden algunos de los episodios más perturbadores de la trilogía. Sin embargo, es un paseo muy agradable que sale desde Etxebertzeko, una borda donde se come muy bien.

La exitosa trilogía de Dolores Redondo ha situado en el mapa a Elizondo y con él al valle del Baztán. Una zona con unos paisajes de escándalo, una vasta cultura mitológica y una riquísima gastronomía. ¡Todo un descubrimiento!

Recordad que también podéis seguirnos a través de FacebookTwitter e Instagram. ¡Os esperamos! ;)

*Este artículo ha sido una colaboración con el buscador eDreams.

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    A %d blogueros les gusta esto: