Cajón de sastre

Veo Veo #2. Sonrisas infantiles

15 julio, 2013

Lo que más me gusta es ver reír a un niño. Escuchar su risa descontrolada, tronchante, nerviosa. Las sonrisas infantiles son las más puras, las más reales, las más sinceras. Están llenas de vida y verlas, oírlas o provocarlas, me hacen muy muy feliz.

sonrisas-infantiles

Las sonrisas infantiles más cercanas son las de mis sobrinas. Son las más bonitas del mundo (obvio, qué voy a decir yo) y las que me ayudan a conectar con mi yo más infantil. Con ellas no importa reír a carcajadas y escandalosamente por nada. No importa andar salpicando en la piscina ni tirarte a bomba porque claro, solo busca hacerles reír. Tampoco pasa nada por hacer gestos grandilocuentes ni por tirarte a suelo para que ellas te pillen. Nadie te mira como si estuvieras loca porque claro, está jugando con las niñas. Ay, pero si ellos supieran… Reír y jugar con ellas me ayuda a liberar tensiones y a camuflar esa locura que todos llevamos dentro en forma de juegos infantiles.

Pero hay otras muchas sonrisas que me han llenado de vida a lo largo de mi vida. Hace unos años hice un voluntariado que hice en Madrid con personas con discapacidad. Durante tres meses preparamos una obra de teatro, escribimos historias, bailamos, jugamos, nos pintamos las uñas, nos peinamos… Y jamás faltaba una sonrisa. Te miraban sonriendo y no solo con los labios, también con los ojos y con las manos. Era gente mayor pero sus miradas y sus sonrisas no habían perdido la pureza propia de los primeros años de vida. No habían sido alteradas con el paso de los años. Recuerdo que por momentos sentí mucha envidia porque todos ellos eran terriblemente felices, más de lo que yo sería alguna vez en mi vida.

Sonrisas infantiles por el mundo

Recuerdo ese fin de semana que pasé en El Cairo. Fui con mi madre en un viaje de esos suyos de prospección y a los que suele llevarnos si las fechas cuadran. Cuando nos bajamos del coche en la puerta del hotel, tres niñas descalzas y con las caritas tiznadas de negro vinieron corriendo hacia mí. Me sentí abrumada, triste y me las quería llevar conmigo a las tres. No tenía nada para darles, excepto dos toblerones gigantes de esos que venden en los aeropuertos y en los aviones. Se los di y sonrieron agradecidas. Les acaricié las caritas y me los dieron para que se los abriera. Empezaron a devorarlos mientras me miraban tímidamente por detrás del envoltorio. Las sonreí, les saqué la lengua y se relajaron. Empezaron a reír, a reír muy fuerte casi con histeria. Se fueron acercando más niños y compartieron el chocolate entre risas y juegos. Me di cuenta de lo poco que cuesta hacer feliz a un niño, y sin embargo a los adultos cada vez nos cuesta más sacarnos una sonrisa.

Sonrisas uruguayas

Por último, mis recuerdos me devuelven a mi Montevideo querido. A mi segundo hogar y el lugar que más lecciones de vida me ha dado. Uno de los reportajes que escribí estando allí me llevó hasta Rodolfo Deambrosi, el fundador de la Fundación Don Pedro. Este centro de día cuenta con monitores, aulas de estudio y zona de recreo para niños en edad escolar. Rodolfo me invitó a pasar una mañana con ellos y cuando llegué, había un cartel que me daba la bienvenida. Primer dardazo en el corazón.

Después de enseñarme las instalaciones, Rodolfo me invitó a quedarme para ver unos bailes que habían preparado para mí. Mi corazoncito comenzaba a aletear de contento. Me senté rodeada de niños que no paraban de mirarme, de tocarme la cara y decirme que abriera la boca porque vos no hablás como nosotros. Listo, ¡me enamoré!

Decidieron jugar a los periodistas y me sacaron al escenario para hacerme preguntas de lo más surrealistas como ¿por qué no sos uruguaya?. Y otras bastante profundas como ¿extrañás a tu mamá? Del amor a la ternura en una frase. Me invitaron a jugar con marionetas, y a que les contara historias porque querían escuchar ese acento tan raro que tenía y que seguro que era porque algo tenés en la lengua.

Y así pasé la mañana: jugando, inventando historias, sacándoles la lengua, bailando y riendo, riendo mucho. Riendo como una loca sin miedo al qué dirán. Haciéndoles creer a todos que reía por los niños cuando realmente reía por mí misma.

Si quieres, puedes leer otros relatos de Veo Veo:

Recordad que también podéis seguir el blog a través de FacebookTwitter e Instagram. ¡Os esperamos viajeros! 😉

¿Qué es Veo Veo? Es, ante todo, un juego, una excusa para conocer lugares de la mano de otros viajeros, contarnos historias, viajar aunque no tengamos la oportunidad de hacerlo, encontrarnos. Se realiza una vez al mes y las temáticas se eligen en el grupo Veo veo en Facebook, y por medio del hashtag #VeoVeo en Twitter y otras redes sociales. ¿Querés jugar? ¡Veo veo! ¿Qué ves?

22 Comments

  • Reply
    VEO VEO: BHAKTAPUR, la ciudad de las sonrisas | la-otraciudad
    24 septiembre, 2013 at 4:30

    […] la puerta, Lillake, Mochilas en viaje, La de ojos abiertos,Los viajes de Danila Sky, La mochila de mamá, Viajando con un casio azul       […]

  • Reply
    Veo Veo #2: "Una sonrisa" | Los Viajes de Nena
    15 septiembre, 2013 at 1:04

    […] la puerta, Lillake, Mochilas en viaje, La de ojos abiertos, Los viajes de Danila Sky, La mochila de mamá, Viajando con un casio […]

  • Reply
    Veo veo: una sonrisa, muchas sonrisas | La Zapatilla
    23 julio, 2013 at 9:21

    […] Chiodi, Un mundo pequeño, Hey hey world, Huellas en mí, Mi vida en una mochila, La mochila de mamá, La otra ciudad, Los viajes de Nena, Caminando por el globo, Mochilas en viaje, Tintin round the […]

  • Reply
    Veo Veo#2: (Sonrisas) Por el tejado | Hey Hey World
    21 julio, 2013 at 21:29

    […] la puerta, Lillake, Mochilas en viaje, La de ojos abiertos, Los viajes de Danila Sky, La mochila de mamá, Viajando con un casio […]

  • Reply
    Día 24 – Veo veo: Una sonrisa. Una perspectiva. | Titin round the world
    21 julio, 2013 at 10:05

    […] Cruzar la puerta, Lillake, Mochilas en viaje, La de ojos abiertos, Los viajes de Danila Sky, La mochila de mamá, Viajando con un casio […]

  • Reply
    Andariega
    20 julio, 2013 at 5:36

    Me gustó mucho tu post!, gracias por recordarnos que podemos jugar siempre, aunque no haya chicos cerca!

  • Reply
    Juan Manuel
    17 julio, 2013 at 20:57

    Hola!
    Vivo rodeado e niños y adolescentes de entre 12 y 19 años por mi trabajo y es lo mejor que me pasa cada día. aunque me hagan renegar como loco, me encanta trabajar con ellos. Sus risas, sus historias, algunas como las nenas del aeropuerto son mágicas para mí. No estoy seguro de si les doy tanto como ellos me dan a mí. Los «pendejos» como me gusta decirles cariñosamente, aunque aquí en Argentina la palabra se usa peyorativamente, guay que si me hacen sonreír y con sus sonrisas!!!!

    • Reply
      Marta Aguilera
      19 julio, 2013 at 10:33

      A mí me encantaría trabajar con niños, pero no sé si tengo suficiente aguante!!! Gracias por pasarte Juan Manuel!

  • Reply
    Notas desde algún lugar
    17 julio, 2013 at 20:06

    A mí me gustaría tener más niños cerca a veces como excusa para olvidarme de ser tan adulta 😉
    Me ha encantado tu experiencia en Montevideo, es que los niños te salen con cada cosa… jeje

    • Reply
      Marta Aguilera
      19 julio, 2013 at 10:32

      Mola mucho tener niños cerca porque te hacen ver la vida de otra forma. Con ellos los problemas desaparecen!!

  • Reply
    Seba
    16 julio, 2013 at 15:11

    La interacción con niños es un viaje de por sí, no? Sea donde sea, siempre nos transporta, nos enseña.
    Saludos!

    • Reply
      Marta Aguilera
      16 julio, 2013 at 22:11

      Te enseñan, o más bien recuerdan, que hay otros mundos por explorar más allá de los terrenales 😉

  • Reply
    Veo veo: las sonrisas de mis amigos | Un mundo pequeño
    16 julio, 2013 at 6:13

    […] los otros blogs que participan en la dinámica: La Zapatilla, Titin Round The World, Rio Rio, La Mochila de Mamá, Los Viajes de Nena, Cruzar la Puerta, Aldana Chiodi, Mochilas en viaje , Hey Hey World, Mi […]

  • Reply
    Nair Felis Rodriguez
    16 julio, 2013 at 5:51

    Qué Veo Veo emocionante! 🙂
    Nunca deberíamos dejar de portarnos como los niños… Lástima que la vida «adulta» no nos lo permite más seguido!

    • Reply
      Marta Aguilera
      16 julio, 2013 at 22:12

      Hay que tratar de guardar ratitos para volver a la infancia!!!

  • Reply
    Magali Vidoz
    15 julio, 2013 at 23:01

    ¡Totalmente de acuerdo Martaaa! Yo no me llevo muy bien con los niños (emmm…. jajajaj) pero es cierto que deberíamos aprender de ellos a ser realmente descontracturados y libres!

    • Reply
      Marta Aguilera
      16 julio, 2013 at 22:13

      Jajaja, seguro que los niños te quieren mucho!!! 😉

  • Reply
    Sonia - La Zapatilla
    15 julio, 2013 at 22:35

    Las risas de los niños son sin duda las mejores, estar cerca de ellos nos permite regresar temporalmente a esa época, deberíamos permitirnoslo un poco más a menudo. Tu artículo me ha dejado con una sonrisa en la cara Marta! :))

  • Reply
    CintiaHuella
    15 julio, 2013 at 21:21

    Es tan cierto.. Como adultos olvidamos que también podemos Sonreir y Reir a carcajadas!! Y los niños siempre son la mejor excusa para liberar nuestra alegría sin limitaciones… Hermosos recuerdos!

    • Reply
      Marta Aguilera
      16 julio, 2013 at 22:15

      El miedo al qué dirán o a que nos tachen de locos nos frena la histeria… Hay que cambiar eso!!!

  • Reply
    Veo Veo – Una Sonrisa Elegida | Huellas en Mi
    15 julio, 2013 at 20:53

    […] y descubrir más sonrisas, no dejes de leer:  La Zapatilla , Titin Round The World, Rio Rio , La Mochila de Mamá , Los Viajes de Nena , Cruzar la Puerta , Aldana Chiodi , Mochilas en viaje , Hey Hey World , Un […]

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: