Alemania

Berlín express: 48h en la capital de Alemania

28 marzo, 2018

Con Berlín me pasó lo mismo, salvando las distancias, que cuando estuve en Nueva York. Es una ciudad que conoces sin haberla pisado nunca. Casi todo te suena, más para mal que para bien, porque lo has visto en una película, lo has estudiado en el colegio o lo has leído en algún libro. Berlín es el vivo recuerdo de la historia contemporánea de Europa. De un período duro, feo, injusto… pero con el que ha sabido convivir y evolucionar hacia una cultura alternativa, underground, sin complejos… Y por eso, quizá, es por lo que la capital alemana se ha vuelto a ganar mi corazón una vez más.

berlin-en-un-fin-de-semana-2

Intentar conocer Berlín en un fin de semana es una utopía, pero merece la pena intentarlo. Es una urbe cargada de historia y con un movimiento artístico y cultural bastante importante. Estos son, sin ninguna duda, los mayores atractivos para el turista que visita Berlín.

La historia contemporánea de Europa se respira casi por cada esquina de la capital alemana. Fue arrasada durante la Segunda Guerra Mundial y dividida por el Muro durante 28 años. Pero esto no ha sido impedimento para que Berlín se convierta en una de las capitales europeas más deseadas y visitadas.

Berlín en un fin de semana

Condensar una ciudad como Berlín en 48h es un reto difícil. Para conocerla un poco más en profundidad y disfrutarla como se merece, necesitaríamos una semana ¡cómo mínimo! Sin embargo, creo que pasar un fin de semana en Berlín puede ser suficiente para acercarnos a su historia y estilo de vida.

Catedral de Berlín

Coronada por una cúpula de color verde, la catedral de Berlín es el edificio religioso más representativo de la ciudad. Fue construida entre 1894 y 1905 a orillas del río Spree y sobre los cimientos de una pequeña catedral barroca de 1747. Además, su cercanía al Palacio Real, la convirtieron en la principal iglesia de la dinastía Hohenzollern.

catedral-berlin-en-un-fin-de-semana

Al igual que la gran mayoría de los edificios de Berlín, la catedral sufrió grandes daños durante la Segunda Guerra Mundial. La República Democrática Alemana (RDA) ordenó su restauración en 1975 y concluyó en 1993, cuatro años después de la caída del muro.

vistas-desde-catedral-berlin-en-un-fin-de-semana

Más allá de ver la catedral por dentro, se puede subir a la cúpula y visitar la cripta. A mí, que los miradores me pierden, me gustaron bastante las vistas que ofrece del barrio de Mitte. No diré que son las mejores, pero sí merece mucho la pena. Eso sí, el ascenso es bastante tortuoso. Da la impresión de que estás subiendo a un desván de una casa vieja. También se pueden visitar las casi 100 tumbas de la dinastía de los Hohenzollern que hay en la cripta.

Alexanderplatz y la Torre de la TV

Considerada el centro neurálgico de la ciudad, Alexanderplatz (Alex para los berlineses) es la plaza más grande de Alemania. Aquí encontramos el Reloj Mundial, una gran estructura de metal que muestra la hora de todo el mundo.

torre-tv-berlin-en-un-fin-de-semana

En la misma plaza se alza la Torre de la TV (Fernsehturm). Sus 368 metros la convierten en el edificio más alto de Alemania, y por lo tanto, el que ofrece la mejor panorámica de Berlín. Fue construida en 1969 por la RDA con la intención de mostrar la superioridad del comunismo sobre el capitalismo.

El mirador se encuentra a 203 metros de altura y desde ahí se pueden ver las diferencias entre las avenidas y las edificaciones del lado Oriental y Occidental. Una planta más arriba del mirador está el restaurante, donde se puede disfrutar de una comida/cena con vistas increíbles.

vistas-desde-torre-tv-berlin-en-un-fin-de-semana

Es conveniente comprar tu entrada con antelación, independientemente de si vas en invierno o en verano. Berlín es una ciudad muy visitada y comprar la entrada online te ahorrará varias horas de cola. ¡Te lo prometo!

East Side Gallery: Muro de Berlín

Es el mayor tramo conservado de lo que fue el Muro de Berlín. Sus 1.316 metros de longitud lo convierten en la mayor galería al aire libre del mundo. Es muy interesante recorrerlo de principio a fin para ver los graffitis que lo decoran. Artistas procedentes de todas partes del mundo han querido reflejar a través de estos murales los cambios políticos sucedidos tras la caída del muro. Es, sin ninguna duda, un claro homenaje a la libertad y a la esperanza por un mundo mejor. Sentimientos que afloraron tras la Guerra Fría.

muro-east-side-gallery-berlin-en-un-fin-de-semana

Entre todos los murales de la East gallery, hay dos que son los más representativos. Por un lado el beso del líder ruso Leonid Brezhnev con Erich Honecker, líder de la RDA. Y por otro, la imagen de un Trabant (típico coche de la Alemania oriental) atravesando el muro.

beso-muro-east-side-gallery-berlin-en-un-fin-de-semana-2trabant-muro-berlin-en-un-fin-de-semana

Es, sin ninguna duda, una de las visitas obligatorias si es la primera vez que visitas Berlín. Y ya que estás por allí, cruza el precioso Oberbaumbrücke, un puente de 1894 que conecta los barrios de Friedrichshain y Kreuzberg.

muro-east-side-gallery-berlin-en-un-fin-de-semana-2

Berliner Unterwelten, una visita a los búnker

Si quieres conocer los secretos que Berlín oculta en el subsuelo, apúntate a alguno de los tours de Berliner Unterwelten. Su objetivo es mostrar el interior de los refugios antiaéreos de la Segunda Guerra Mundial, de los túneles ferroviarios en desuso y muchos otros lugares vetados al público en general.

Hay varios tours. Unos muestran cómo se utilizaron los búnkeres durante la Segunda Guerra Mundial y las sobrecogedoras historias que ocurrieron entre sus paredes de hormigón. Y otros están centrados en la preparación de los búnkeres durante la Guerra Fría que por suerte no tuvieron que utilizarse. En este caso se abordan historias simuladas: ¿qué pasaría sí…?, ¿serías capaz de refugiarte durante 10 días en uno de ellos? ¡Mejor no tener que responderlas!

Berliner Unterwelten es una empresa sin ánimo de lucro que ofrece tours en varios idiomas (incluido el español). Solo tiene una pega, y es que las entradas no se pueden comprar online. Por ello es importante llegar con tiempo para poder hacer la visita elegida en el idioma que prefieras.

Checkpoint Charlie, entre el Este y el Oeste

Fue el paso fronterizo más famoso del Muro de Berlín entre 1945 y 1990. Era donde los vigilantes aliados registraban a los miembros de las fuerzas armadas americanas, británicas y francesas antes de que viajaran a Berlín Este. Además, aquí se podía conseguir el visado diurno para pasar de Berlín Oeste a Berlín Este.

checkpoint-charlie-berlin-en-un-fin-de-semana

Pero no solo se cruzaba la frontera con permiso. Muchos ciudadanos huyeron del Este al Oeste engañando a los militares que controlaban el paso. Algunos tuvieron suerte y escaparon, pero otros fueron detenidos y asesinados. Fue el caso de Peter Fechter, que murió desangrado en 1962 ante los ojos y la impotencia de los que habitaban en la zona Oeste.

Este paso fronterizo fue destruido en junio de 1990. Pero en agosto de 2000 se inauguró la reconstrucción de la caseta de control. Justo al lado se encuentra el museo del Muro de Checkpoint Charlie, una cronología muy detallada y bien explicada sobre los acontecimientos que tuvieron lugar durante la Guerra Fría.

La futurista Postdamerplatz

Con sus edificios de cristal y su estética futurista, Postdamerplatz sigue siendo fiel a sus orígenes como centro comercial, de tráfico y negocios. Es interesante contemplar la convivencia entre las construcciones modernas de la plaza con varios tramos del muro que la partió en dos durante la Guerra Fría.

postdamerplatz-berlin-en-un-fin-de-semana-2

Dos de los edificios más emblemáticos de la plaza que cada año acoge la Berlinale son el Sony Center con su cúpula de cristal y el Quartier Daimler Chrysler. Además, también encontramos otro de los famosos miradores de la ciudad, Panoramapunkt. Otro dato curioso de esta plaza es que fue aquí donde se instaló el primer semáforo de Europa.

postdamerplatz-berlin-en-un-fin-de-semana

Puerta de Branderburgo, testigo mudo de la historia

Es uno de los monumentos más representativos de la capital alemana, y una visita obligada ya no solo por su valor artístico sino por la historia que ha presenciado. La puerta de Branderburgo es una de las 18 puerta de entrada a Berlín y la única que hoy en día sigue en pie.

puerta-branderburgo-berlin-en-un-fin-de-semana

Situada en la plaza París y a la entrada del famoso Tiergarten, este icono berlinés simboliza el triunfo de la paz sobre las armas. Data de 1791 y está inspirada en los portales de la Acrópolis de Atenas. Actualmente, es el sitio elegido para la celebración de manifestaciones, fiestas y eventos especiales, como la fiesta de bienvenida al año nuevo.

La Puerta de Branderburgo ha sido testigo mudo de la historia del país. El 1933 presenció el triunfo de los Nacionalsocialistas. Años más tarde, con la construcción del Muro en 1961, quedó en tierra de nadie hasta su caída en 1989. Fue entonces cuando se convirtió en símbolo de la unidad de la Alemania reunificada.

Monumento al holocausto judío

Diseñado por el arquitecto neoyorquino Peter Eisenman, este monumento es el testimonio del genocidio de 6 millones de judíos bajo el régimen nazi. No tiene un significado en concreto, por eso existen varias interpretaciones. Para mí, la que más sentido tiene es en la que se dice que los bloques representan lápidas, y que su color gris simboliza las cenizas de los cuerpos de los judíos asesinados. De ahí que sea tan importante mostrar un profundo respeto y no hacer fotos chorra entre los bloques de piedra.

monumento-holocausto-berlin-en-un-fin-de-semana

Hay mucha polémica alrededor de este tipo de memoriales e incluso con los campos de concentración. Yo creo que son muy necesarios para que no se nos olvide nunca lo que el ser humano fue capaz de hacer. Son visitas incómodas, que te dejan mal cuerpo, pero terriblemente indiscutibles para que algo así no se vuelva a repetir jamás.

Reichstag, sede del Parlamento alemán

Obra del arquitecto Norman Foster, la cúpula del Reichstag es una de las mayores atracciones de Berlín. Cada año la visitan miles de turistas, y aunque la entrada es gratuita, es obligatorio reservar previamente por internet. Merece la pena acercarse a conocerlo no solo por las vistas, sino por la mezcla de estilos en su arquitectura.

interior-cupula-reichstag

Museo de Pérgamo, una obra de arte en sí mismo

Localizado en la isla de los museos, es el más impresionante de la ciudad. Si tu intención es conocer Berlín en un fin de semana, quizá no tengas mucho tiempo para museos. Sin embargo, te recomiendo que lo incluyas en tu visita. Aunque solo sea por ver sus hits: el Altar de Pérgamo, la Puerta del mercado de Mileto y la Puerta de Ishtar. ¡Merece la pena!

museo-pergamo-berlin-en-un-fin-de-semana

El museo de Pérgamo tiene la peculiaridad de que no fue construido como museo. Sino que primero se trajeron las obras y sobre ellas se construyó el edificio. De esta forma, las piezas arquitectónicas que lo componen constituyen gran parte de las paredes y las columnas de este museo.

Aquí también es recomendable comprar la entrada online, no solo para evitar colas sino para asegurarte de que podrás visitarlo el día que tenías previsto.

Iglesia Kaiser Wilhelm

Conocida como Gedächtniskirche (iglesia del recuerdo), es un monumento para la paz y la reconciliación. La iglesia no fue un edificio de especial importancia hasta que quedó destrozada por las bombas de los ataques aliados durante la II Guerra Mundial.

Iglesia-Kaiser-Wilhelm-berlin-en-un-fin-de-semana

En 1950 se planeó su demolición, pero ante la negativa de los ciudadanos se decidió crear un monumento conmemorativo con los restos de la iglesia. Con su exterior dañado y ennegrecido, pretende recordar las heridas incurables provocadas por una guerra. En su interior podemos ver una pequeña exposición fotográfica de cómo quedó destrozada por los bombardeos.

Tiergarten, el pulmón verde berlinés

Aunque es el segundo parque más grande de Berlín, su localización en pleno centro de la ciudad lo convierten en el más importante. Entre sus principales atractivos están el monumento nacional a Bismark, la columna de la Victoria y un espacio nudista abierto al público en verano. Un lugar imprescindible para hacer un alto en el camino entre tanta visita histórica.

berlin-en-un-fin-de-semana

Qué comer en Berlín

Reconozco que no fue un fin de semana demasiado gastronómico, pero sí quiero recomendar varios sitios:

  • Burgermaister, la mejor hamburguesería de Berlín. Se encuentra bajo el puente Oberbaumbrücke, justo en la orilla contraria a la East Side Gallery (en el barrio turco). Es pequeña y suele estar hasta arriba.
  • Comer un kebap. Dicen que Berlín es la ciudad perfecta para comerlos. Nosotros los probamos y la verdad es que no tienen nada que ver a los de Madrid. ¡Están buenísimos!
  • Haus der 100 Biere (Casa de las 100 cervezas). Un restaurante alemán con pocos turistas, buena comida y una variedad indecente de cervezas. Está en Kurfürstendamm, 100. Mi recomendación, una deliciosa currywurst con una buena cerveza, en mi caso muniquesa.

vistas-desde-cupula-reichstag-berlin-en-un-fin-de-semana

Y hasta aquí mi propuesta para ver Berlín en un fin de semana. ¿Os parece un plan muy ambicioso? ¡Ah! Y una última recomendación: alquilad una bici y dejaos llevar. Llegaréis a muchos más sitios y os sentiréis como auténticos berlineses.

Recordad que también podéis seguirnos a través de FacebookTwitter e Instagram. ¡Os esperamos! 😉

1 Comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: