Letonia Repúblicas Bálticas

Letonia (II). Jūrmala, la playa sin olas

11 septiembre, 2013

Sabíamos que este verano no tocaba un destino de sol y playa, pero aún así echamos en las mochilas un bañador y una toalla just in case. ¡Y qué bien hicimos! Cuando aterrizamos en Riga, una bofetada de calor nos dio la bienvenida y nuestro deseo de pasar un verano fresquito poco a poco fue haciendo aguas. Por eso, en nuestro segundo día en la capital letona decidimos ir a pasar el día a Jūrmala, uno de los balnearios más grandes del país. Y aunque era algo que ya habíamos previsto, nunca imaginamos que nos apetecería quedarnos en remojo casi todo el día. Así que sacrificamos unas horitas de más en mi querida Riga por un poco de fresco a orillas del Báltico.

playa de jurmala en letonia

El agua del mar Báltico no se caracteriza precisamente por ser cristalina ni por su braveza. Y aunque estaba limpísima (no podía ser de otra manera viniendo de mis pulcros letones), tenía un tono marrón que no invitaba en absoluto a alimentar mi instagram con un poco de #piestureo en la orilla. Sin embargo, la playa en general está fenomenal: kilométrica (33Km para ser exactos), de arena finísima y respaldada por bosque.

playa de jurmala en letonia

Jūrmala es la versión báltica de la Costa Azul francesa y solo hay que darse una vuelta para caer en la cuenta de que este lugar es el refugio veraniego de rusos con alto poder adquisitivo: coches de alta gama, cochazos y gente guapa se mezclaban con turistas y locales ansiosos de un poco de playa en días de calor.

jurmala-letonia-3

Pero vayamos por partes.  Para llegar a Jūrmala cogimos un tren con destino Dubulti y en 30min llegamos a la estación de Majori (el meollo de Jūrmala). Este pueblecito está absolutamente preparado para el turismo. Por Jūrmala iela, su avenida principal, hay decenas de cafés y restaurantes con terraza, hoteles-balnearios y hasta un casino.jurmala-letonia-4

Pasada esta avenida entramos en un parque enorme con carriles señalados para para bicis, patines y peatones que se van cruzando y pasando por diferentes puentes. ¡Así da gusto pasear por un parque sin miedo a ser atropellado o llevarte a un patinador por delante!

parque-de-jurmala-letonia-2

Aquí encontramos una torre panorámica altísima a la que subimos por sus interminables escaleras. Reconozco que da bastante vértigo porque el suelo es de rendija y se ve todo lo que hay abajo. Desde arriba no hay grandes vistas, la verdad. Pero te sirve para hacerte una idea de que Jūrmala es todo bosque. No se ve nada más que copas de árboles, y eso que el parque está casi en el centro de la ciudad.

torre-panoramica-parque-de-jurmala-letonia parque-de-jurmala-letonia

Entre el sofoco por la subida a la torre, el calor y el mareillo que llevábamos encima por el vértigo, decidimos irnos a la playa. Cruzamos el parque, un par de calles con casitas muy pintorescas y llegamos a la playa. Hicimos muy bien en alejarnos un poco porque estábamos casi solos y supongo que la gente se acaba concentrando en la zona de playa más cercana al centro.

jurmala-letonia-2

Como ya comenté en el anterior artículo sobre Riga, los letones son gente muy limpia y además me gustaría añadir que también son muy respetuosos. Me sorprendió que NADIE fumara en la playa. La gente salía a los caminitos de acceso a la playa para fumar un cigarrillo y así ni molestaban al de al lado ni ensuciaban la playa. Y es que por lo que nos comentó una lugareña, no está demasiado bien visto fumar y hasta estando en la calle puedes llevarte una mala mirada. Además no encontré ni un solo papel, cáscara de pistachos ni absolutamente nada que no fuera arena, piedrecitas, conchas o algas. ¿Os había dicho ya que los letones son limpísimos?

jurmala-letonia

Y después de pasar toda la mañana y parte de la tarde en remojo, era hora de regresar a Riga y seguir por donde la habíamos dejado el día anterior 😉

Recordad que también podéis seguirnos a través de FacebookTwitter e Instagram. ¡Os esperamos! ;)

*Os recomendamos que no perdáis ningún detalle de nuestra ruta por las Repúblicas Bálticas. ¡No os decepcionará!

8 Comments

  • Reply
    ale de Viajar Cueste lo que Cueste
    16 septiembre, 2013 at 21:25

    totalmente interesante y unico este post, te felicito y gracias por compartir tus vivencias un abrazo viajero

  • Reply
    MOCHILEANDO POR EL MUNDO
    11 septiembre, 2013 at 18:02

    Jeje yo estoy acostumbrada al mar «bajo»: en el Adriatico (Zona del Friuli Venezia Giulia) el mar es así…si lo pillas en marea baja para bañarte tienes que andar y andar y andar! Así qu la 1º vez que me bañe en Barcelona me quedé flipando! Letonia se ve muy bonita!! :_) un abrazo

    • Reply
      Marta Aguilera
      19 septiembre, 2013 at 13:55

      Merece la pena darse una vuelta por estos países. A mí me han encantado!!!
      Un abrazo!!!

  • Reply
    thewotme
    11 septiembre, 2013 at 15:47

    Oye pues me parece una pasada de lugar, … vale que la playa no sea una playa como en españa … y que el sol no sea tan «rico rico» como aquí …. o que no haya terracitas para una cañita con unas bravas pero el lugar me parece precioso! …
    De verdad, me ha fascinado!.

    Saludos.

    • Reply
      Marta Aguilera
      19 septiembre, 2013 at 13:53

      Jajajaja, sí, lo único que mola (mola mucho) es el entorno!! Algo así sueles encontrarlo en playitas escondidas y por las que casi tienes que despeñarte para llegar, y sin embargo esta es la de la ciudad/pueblo!!
      Un saludo Alfonso!!

  • Reply
    Noelia
    11 septiembre, 2013 at 14:16

    Qué maravilla de lugar con ese bosque!! y que nadie fume a tu alrededor… Una ciudad que nunca he pensado en ternerla como destino… Lo que ayuda leer post de viajes!!! ;))

    Un saludo!!

    WomanToSantiago

    • Reply
      Marta Aguilera
      19 septiembre, 2013 at 13:51

      Noelia, las Repúblicas Bálticas merecen muchísimo la pena, así que te animo a que les hagas una visita!!!
      Un saludo!!

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: