Letonia Repúblicas Bálticas

Letonia (VIII). A la caza de las notas musicales en Liepāja

11 septiembre, 2015

En el istmo de Curlandia nos despedíamos de Lituania para volver adentrarnos en Letonia rumbo a Riga. Liepāja y el cabo Kolka ponían fin a nuestra pequeña ruta de dos semanas por las Repúblicas Bálticas. Y como ya eran los últimos días, nuestra energía ya estaba bajo mínimos y lo único que nos apetecía era dejarnos llevar y no pensar mucho en qué ver o hacer. Y así es como terminamos en Liepāja, una ciudad portuaria localizada en la costa este del mar Báltico.

playa-liepaja

Aunque es la tercera ciudad más grande Letonia, no se caracteriza por sus destacados ni importantes puntos de interés. Es más bien una ciudad muy musical y cultural. En ella se celebran importantes festivales y conciertos, y está plagada de clubes en los que disfrutar de la buena música. Liepāja es una convivencia muy bien avenida entre los restos de sus orígenes industriales y los locales y restaurantes más modernos. Es la ciudad perfecta para veraneantes que huyen del calor y buscan relajarse bajo el sol y la calidez de sus arenosas y amplias playas.

playa-liepaja

Su incipiente movida musical, también es un plus para el visitante y lo han sabido explotar muy bien gracias a las rutas musicales que tienen preparadas y que están conectadas entre sí. Los pocos turistas que estábamos por allí parecíamos salidos de una gymkana buscando notas musicales.

siguiendo-las-notas-musicales-liepaja

Liepāja musical

Lo más lógico es comenzar en Rose Square, el corazón de la ciudad y donde está situada la oficina de turismo. Esta plaza albergaba el mercado durante el sigo XVIII, pero a principios del siglo XX lo cambiaron de sitio y decidieron transformarla en un bonito y colorido jardín construido con 500 rosas.

nota-musical-sol-liepaja-2

Si continuamos la ruta siguiendo el orden de las notas musicales, nuestra siguiente parada es Do y nos conduce al paseo de la fama de los músicos letones. Está formado por placas de bronce conmemorativas de músicos actuales y bandas de música del país. También está la escultura de una guitarra gigante esperando ser tocada por unos habilidosos dedos, y no eran los nuestros.

paseo-de-la-fama-liepaja

La nota Re nos lleva hasta los talleres de los artesanos. Aquí podemos visitar el collar de ámbar más largo del mundo con 123 metros y 19,5kg de peso. Nosotros no pudimos verlo porque estaba cerrado.

Seguimos la pista de las notas para llegar hasta la Mi, que se encuentra en Courlandian Square, la plaza más antigua de Liepāja y donde se sitúa el Mercado de Pedro, que es el mercado central. Cuando llegamos estaban recogiendo los puestos, así que poca cosa pudimos ver. ¡Una pena! Muy cerquita está la iglesia barroca de Santa Ana, la más antigua de la ciudad, cuyo órgano es el tercero más grande de Letonia, por detrás del de la Catedral de la Santísima Trinidad de Liepāja y el de la Catedral de Riga.

En la nota Fa encontramos el Ayuntamiento y la iglesia católica de San José, que era muy chiquitita pero la ampliaron en una reconstrucción del siglo XIX. Y aquí es donde podemos continuar la ruta siguiendo las notas musicales o cambiar a la ruta de los instrumentos.

seaside-park-liepaja seaside-park-liepaja-2

Nosotros elegimos la segunda opción y nos llevó hasta Seaside Park, un enorme y cuidado parque que hace de frontera entre el centro de la ciudad y la playa. Aquí encontramos cuatro instrumentos musicales: el tambor, el saxo, el violín y la trompeta.violin-instrumento-musical-liepaja

En el primer punto encontramos la escultura gigante de una batería. Otro ejemplo más, junto con la guitarra que comentamos al principio, que coloca a Liepāja como capital de la música. Adentrándonos un poco en el parque encontramos un escenario al aire libre. Aquí se celebró, durante 30 años, el festival de rock más importante durante la época soviética. 

bateria-gigante-liepajaCon sus 3 km de longitud, 70 hectáreas y acceso directo a la playa de Liepāja, Seaside Park es uno de los mayores orgullos de la ciudad letona, junto con la susodicha playa de finísima arena blanca y la posibilidad de encontrar piezas de ámbar si prestas atención al suelo. Pero lo mejor de todo es disfrutar de la caída del sol sentados en la arena.

atardecer-liepaja

Salimos del parque y seguimos la ruta hasta el símbolo de Pauze que se encuentra en Kurmājas Prospect, una calle residencial donde vive la gente de dinero. Aquí encontramos varios edificios Art Nouveau. En esta calle también encontramos algunas esculturas características de Liepāja, como la del hombre colgado de una antena.

puerto-liepajaLas notas La y Si nos llevan de paseo por el puerto de la ciudad, un lugar bastante inhóspito. Por último, llegamos al Do, que es donde está la Catedral de la Santísima Trinidad, que alberga el órgano mecánico más grande del mundo. Se puede subir a lo alto de la torre y contemplar la ciudad desde las alturas. Algo que nosotros no pudimos hacer porque estaba cerrado.

Desde aquí regresamos hasta el punto de partida y enganchamos con la tercera ruta que une la nota Fa con Pauze a través del Sol. Esta mini ruta pretende mostrarnos la calle Tradesmen, una calle peatonal que fue reconstruida íntegramente con el dinero que sacaron de la celebración del festival de música «We are for Liepāja» durante la década de los 90.puerto-liepaja-3

Y tras nuestra divertida ruta cazando notas e instrumentos musicales, al día siguiente decidimos visitar el barrio fantasma de Karosta, pero eso ya es otro capítulo de la historia.

Recordad que también podéis seguirnos a través de Facebook, Twitter e Instagram. ¡Os esperamos! ;)

*Os recomendamos que no perdáis ningún detalle de nuestra ruta por las Repúblicas Bálticas

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.