Alojamientos Estonia Gastronomía Repúblicas Bálticas

Estonia (VI). Dónde dormir y comer en la isla de Saaremaa

16 diciembre, 2014

Escoger un buen alojamiento cuando voy de viaje, siempre me ha parecido una tarea complicada. Y como nuestro presupuesto suele ser limitado, pocas veces nos hemos dado caprichos hoteleros. Reconozco que alguna vez hemos dormido en sitios que daban auténtico miedito como el hostel de Sarajevo, el de San Francisco o el de Nueva York. Sin embargo el alojamiento que escogimos en la Isla de Saaremaa fue todo un acierto, y eso que lo reservamos con dos días de antelación desde Tallin en un arrebatador cambio de planes en el último minuto.

Tonise Holiday House casa rural en la isla saaremaa

Tõnise Holiday House fue nuestro hogar en la isla de Saaremaa. Este complejo rural, a 6 km de la capital Kuressaare, ofrece habitaciones en 2 preciosas casitas de campo con un extenso jardín. Aunque en la web de Booking (donde hice la reserva) asegura que ambas casas cuentan con Wi-Fi gratuito, lo cierto es que a la nuestra no llegaba la conexión. Pero la dueña, muy amable y risueña, nos invitó a pasar a la casa más grande (donde el baño, la cocina y el salón eran compartidos) para utilizarlo cuando lo necesitáramos.cocina Tonise Holiday House en la isla saaremaa

Nuestra casita de madera contaba con dos plantas diáfanas y sin puertas (excepto la del servicio). En la de abajo estaba la cama de matrimonio, una mesita con dos sillas, una mini cocina con un fregadero, dos fuegos, una cafetera y un calentador de agua, y el servicio, que era bastante chiquito pero al menos el agua salía caliente. En la planta de arriba, que era abuhardillada, había otra cama de matrimonio.

cocina Tonise Holiday House casa rural en la isla saaremaa

Sin duda fue el alojamiento perfecto para rematar esos días de desconexión, paz y tranquilidad que habíamos ido a buscar a la isla de Saaremaa.

Dónde comer en Saaremaa

El día que llegamos a la isla, fuimos directamente a ver los molinos de viento de Angla. Y como habíamos madrugado y el desayuno lo llevábamos ya casi en los pies, decidimos almorzar en el bar que hay allí.

Pedimos una tabla de quesos de oveja, un crêpe y probamos la cerveza artesanal de la isla. El total fueron unos 12€, que no es que fuera precisamente una ganga, pero los pagamos con gusto porque estaba todo delicioso.

crepe, tabla de quesos estonios y cerveza artesanal en isla de saaremaa

Esa misma noche decidimos cenar en el centro de Kuressaare, la capital de la isla, en un sitio de hamburguesas. Ya teníamos ganas de probar si la fiebre hamburguesera había llegado hasta allí, y lo cierto es que sí. Y con muy buen nivel.

Las hamburguesas del restaurante Mosaiik (que acabo de descubrir que también tienen un establecimiento en Tallin) están cocinadas en el horno de piedra y servidas con patatas gajo doraditas por fuera y blanditas por dentro. Además, cuidan mucho la presentación, pues en lugar de servirlas en platos, lo hacen en trozos de tronco de árbol, lo que potencia aún más ese sabor a horno de leña (aunque solo sea psicológico). Pero Mosaiik va más allá de las hamburguesas y en su carta puedes encontrar platos para cualquier hora del día. La barra es un buen ejemplo ya que cuenta con apetitosas tartas de chocolate y zanahoria, y bizcochos. Una pena no haber pasado un día más por Kuressaare porque sin duda hubiésemos repetido.

hamburguesas en el restaurante mosaiik de la isla saaremaa

Recordad que también podéis seguirnos a través de Facebook, Twitter e Instagram. ¡Os esperamos! ;)

*Os recomendamos que no perdáis ningún detalle de nuestra ruta por las Repúblicas Bálticas

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    A %d blogueros les gusta esto: