Croacia

Croacia (VIII). Las ciudades medievales de Trogir, Sibenik y Zadar

8 noviembre, 2012

Croacia tiene una importante herencia medieval y las ciudades de Trogir, Sibenik y Zadar son una buena muestra de ello.

Después de perdernos por el Palacio Diocleciano de Split pusimos rumbo al norte y en 30 minutos llegamos a Trogir, una preciosa ciudad con un ambiente increíble. Aunque nuestra idea era pasar la tarde en alguna de las islas cercanas como Derrenik Mali o Devrenik Vali, tuvimos que desistir por causas ajenas a nuestra voluntad: cuando por fin encontramos la oficina para comprar los tickets del barco (no están en el muelle, sino ¡a las afueras de Trogir!), ya había zarpado el último. Así que nos quedamos compuestos y sin plan.

Después de darnos un chapuzón rápido en una playita cercana, salimos a descubrir los encantos de esta bella ciudad dálmata. El centro histórico de Trogir, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, está rodeado por una muralla que encierra edificios románicos y renacentistas como la Catedral de San Lorenzo (joya reconocida de la ciudad gracias a su preciosa puerta románica) o el Palacio Cípiko.

catedral-trogir-croacia

Catedral de San Lorenzo en Trogir

Al otro lado de la muralla está el paseo marítimo, en verano inundado de terracitas de bares, cafés, restaurantes y lujosos yates, que me recordó bastante a Puerto Banús (Málaga). Y aunque este no es un ambiente que me atraiga demasiado, reconozco que le daba mucha vida y animación. Pero sin duda, lo mejor de Trogir fue pasear por sus calles empedradas y descubrir rinconcitos, heladerías y ¡hasta wifi gratis! Menuda alegría nos llevamos cuando empezaron a llegarnos whatsapps, jejeje. Dos días sin conexión a internet, ¡son demasiados días!

trogir-croacia

Callejeando por Trogir

En nuestro paseo nocturno encontramos un restaurante chiquitito y muy coqueto llamado Capo cuya especialidad eran los pescados y mariscos (como era de esperar). Fue el colofón perfecto para despedirnos de Dalmacia Central y seguir nuestra ruta hacia el norte.

La siguiente parada fue Sibenik, y aunque no esperábamos gran cosa, lo cierto es que nos sorprendió bastante. Su barrio medieval encierra una austera catedral y numerosas callejuelas empedradas por las que perderse.

sibenik-croacia

Callejeando por Sibenik

plaza-catedral-sibenik-croacia

Plaza de la Catedral de San Jacobo en Sibenik

Lo mejor es empezar a recorrerla desde abajo y poco a poco ir subiendo por los laberínticos callejones. La Catedral de San Jacobo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000, llama la atención por su friso exterior decorado con 71 cabezas. Cada una de ellas representa diferentes estados de ánimo: enfado, temor, alegría… Estos retratos pertenecen a ciudadanos de a pie del siglo XV que donaron dinero para la construcción de la catedral. Según cuentan las malas lenguas, cuanto más tacaño fuera el donante, más caricaturizado le representaban en el friso.

friso-catedral-san-jacobo-sibenik-croacia

Friso con cabezas de la Catedral de San Jacobo en Sibenik

Esta joya de la arquitectura gótico-renacentista de Dalmacia está construida con piedra blanca traída de las canteras de las islas de Brac, Rab, Korcula y Krk. Se dice que es la mayor iglesia del mundo construida solo a base de piedra, ni ladrillo ni madera. Al igual que me ocurrió  la catedral de Split, para entrar tuve que cubrirme los hombros. La entrada cuesta 15 kn, pero con carné de estudiante 5 kn y ni tuvimos que enseñarlo.

catedral-san-jacobo-sibenik-croacia

Catedral de San Jacobo en Sibenik

En nuestro paseo nos topamos con las ruinas de lo que parecía un castillo (nunca encontré información sobre este lugar) que ofrecía unas vistas increíbles de la ciudad bañada por el Adriático por un lado, y por el otro de la fortaleza de San Miguel alzándose majestuosa sobre Sibenik. Pasear por estas ruinas nos costó 20Kn a cada uno sin opción a descuento de ningún tipo.

sibenik-croacia02

Vistas de Sibenik desde el mirador

sibenik-croacia03

Fortaleza de San Miguel desde el castillo-mirador de Sibenik

Continuamos nuestro viaje, pero el intenso calor y las ganas de playa nos obligó a buscar un lugar tranquilo donde hacer un alto en el camino. Y creedme que lo encontramos. De la forma más tonta acabamos en un camping medio escondido entre los pueblos de Pirovac y Pakostana (por la carretera que sube de Sibenik a Zadar) que tenía una playita/puerto perfectos para estar en remojo un par de horitas y echarnos una mini siesta.

camping-sibenik-croacia

Camping croata

No sé si fue porque llegamos a Zadar ya cansados, hartos de tanto calor y tanto coche o porque veníamos de ver dos ciudades que nos habían gustado muchísimo, pero el caso es que nos decepcionó bastante. Reconozco que la recorrimos con desgana y con muy poca ilusión.

Sin embargo, tiraré una lanza a favor del Órgano del Mar, una construcción muy original diseñada por el arquitecto Nikola Basic. Son unas escaleras de piedra que bajan al mar y que están perforadas y recorridas en su interior por tubos y pitos. Esto hace que produzcan un sonido casi hipnótico cuando el agua del mar empuja el aire contra las escaleras. Lo mejor de todo es que está permitido el baño en esta zona. Pero nooo, esta vez no nos bañamos porque ya era tarde, que sino… jejeje. Al ladito está el Saludo al Sol, también obra del señor Basic. Es un círculo tallado en el suelo y cubierto por placas de vidrio que recogen la energía solar de todo el día. Desde la caída del sol hasta que vuelve a amanecer, el espectáculo de luces parece ser que es impresionante (nosotros no pudimos comprobarlo).

organo-del-mar-zadar-croacia

Órgano del Mar en Zadar

saludo-al-sol-zadar-croacia

Saludo al Sol en Zadar

Muy cerquita está la iglesia de San Donato y las ruinas romanas que decoran su plaza. Las vistas de la ciudad que ofrece la torre de la iglesia son muy bonitas y merecen bastante la pena, aunque desde aquí lanzo una queja: después de subir tropecientos escalones y llegar arriba casi sin aliento, me encuentro con que la barandilla de la torre ¡me llega a la frente! Si quería contemplar las vistas no me quedaba más remedio que agacharme o ponerme de puntillas.

ruinas-romanas-zadar-croacia

Ruinas romanas en Zadar

iglesia-san-donato-zadar-croacia

Iglesia de San Donato en Zadar

iglesia-san-donato-zadar-croacia02

De puntillas tratando de ver Zadar desde la torre de la iglesia de San Donato

¿Alguno me hace cambiar de idea respecto a la impresión que me llevé de Zadar? Admito críticas y consejos, e incluso me planteo volver y darle una segunda oportunidad.

Recordad que también podéis seguirnos a través de Facebook, Twitter e Instagram. ¡Os esperamos! 😉

*Os recomendamos que no perdáis ningún detalle de nuestra ruta por los Balcanes. ¡No os decepcionará!

You Might Also Like...

1 Comment

  • Reply
    claudiamary
    17 octubre, 2013 at 18:34

    Sibenik fue mi descubrimiento, me pareció encantadora 🙂

    En Zadar no estuve, así que no te puedo decir pero es normal. Después de tanta belleza ¡una ya acaba comparándolo todo!

    Un beso

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.