República Checa

El castillo de Karlstein, excursión en el día desde Praga

4 noviembre, 2015

El Castillo de Karlstein se ha convertido en una de las principales atracciones de la República Checa. Encaramado en lo alto de un peñasco con vistas al río Berounka, goza de una situación privilegiada y estratégica. Fue construido como escondite de las joyas de la Corona y del Tesoro sacro del rey checo Carlos IV. Pero con el paso de los años, la defensa del castillo fue quedando anticuada y en desuso. Hasta que a mediados del siglo XIX, la fortaleza recuperó su antiguo esplendor gracias a una serie de reformas que le devolvieron su amenazante poder.

Organizar una visita al castillo de Karlstein

Este bastión no se puede recorrer por libre y si se quiere visitar entero, hay que combinar varios tours guiados. Esto supone un gran gasto y dedicar prácticamente el día entero a esta visita. Los tours pueden hacerse en varios idiomas a elegir entre checo, inglés, alemán e italiano. Cada uno de ellos es a una hora distinta y suelen llevar un intervalo de entre 15 y 20 minutos.

Tours del castillo de Karlstein

El tour I dura alrededor de 50 minutos y la visita incluye el salón de los Caballeros, que está repleto de armaduras y escudos; el dormitorio de Carlos IV; la Sala de Audiencias, y la cámara de las joyas, que incluye una réplica de la corona de san Venceslao y los tesoros de la capilla de la Santa Cruz. Para este circuito no hace falta reservar.

exteriores-castillo-Karlstejn
Interior del castillo

El tour II es un poquito más largo (70 minutos) y completo. Incluye la subida a la Gran Torre, la Torre Principal y la capilla de la Santa Cruz. Para hacer este recorrido es necesario reservar en la web del castillo. Este era el tour que queríamos hacer, pero cuando llegamos ya estaban vendidas todas las entradas en cualquier idioma hasta dos días más tarde.

vistas-desde-el-castillo-Karlstejn

Dentro del castillo no se permite hacer fotos. De hecho hay bastante seguridad y no dejan que ningún rezagado se quede atrás porque en cuanto cambias de sala rápidamente echan la llave. Solo permiten hacer fotos en la sala de las Audiencias porque según la guía «no hay cámaras». En esta sala encontramos el trono de Carlos IV entre dos ventanales, una situación que le permitía ver la cara de la gente sin que ellos pudieran verle a él como consecuencia del contraluz.

trono-rey-carlos-iv-castillo-Karlstejn
Sala de Audiencias

¿Qué te parece esta propuesta para huir de las aglomeraciones de Praga?

Más artículos para viajar por República Checa

Recuerda que también puedes seguirme a través de FacebookTwitter e Instagram. ¡Te espero!

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.